Torrijas de Baileys

¿Qué tal vais? Ya estamos a mitad de semana y en unos días podremos disfrutar de Semana Santa. Yo estoy muy contenta y sigo con varias cosillas que hacer, así que mejor aún.


Hoy vengo con una receta algo especial. Esta es mi primera participación dulce en el Círculo Whole Kitchen y me hace muy feliz. Esto consiste en que todos los meses desde el círculo proponen una receta y todas las que estamos apuntadas tenemos que realizarla. Hace tiempo que sabía de estas propuestas y cuando empecé con el blog esperé un poquito para apuntarme para no ir muy de golpe con todo, pero este mes ya empiezo.

La historia es graciosa, primero tienes que solicitar que quieres participar, entonces ellas te dan la aprobación por decirlo de alguna manera y ya puedes acceder a toda la información. Pues yo me apunté el mes pasado que había que hacer Sambayón… mmm que rico! Pero hasta finales de mes no me aceptaron y claro ya no podía participar en el reto del mes pasado, me tocaba ya Marzo y yo tan contenta, hasta que descubrí la receta… Torrijas! resulta que ODIO las torrijas… jaja. Yo creo que esto fue un mensaje divino o algo así para que aprenda que hay que afrontar todo y que el que algo quiere algo le cuesta, así que estoy dentro del círculo y todos los meses haré una de las ricas propuestas que dan, pero empiezo por todo lo alto jaja.

Resulta que cuando era pequeña me encantaban y claro un día me empaché, pero del todo, yo creo que se me revolvió hasta la primera papilla y claro no las quise probar nunca más y de hecho las veo y me pongo mala… así que imaginaos. 

Aún así la propuesta estaba ahí así que me puse como una princesa, algo que La princesa azul sabe muy bien, subí la cabeza, me arremangue y manos a la obra.

Source: Uploaded by user via Yulia on Pinterest

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Marzo nos invita a preparar un clásico de la gastronomía española, Torrijas

Las chicas del círculo nos daban una receta y yo en base a ella la modifiqué para realizar mis torrijas.

Ingredientes:

8 rebanadas de pan para torrijas
1/4 l. de leche templada
50 gr de azúcar
10 cl. de Baileys
2 huevos
1 cdta. de canela
Aceite (según lo que necesitéis para la sartén. La sartén tiene que tener unos dos dedos de aceite)

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es poner a calentar en un cazo la leche, el azúcar y la canela a fuego bajo. Cuando el azúcar se haya disuelto, se agrega el baileys, se mezcla un poquito más y se apaga el fuego. 

Pasamos la mezcla a un recipiente plano en donde se pueda mojar el pan y dejamos ahí que temple.
Mientras que esperamos vamos cortando el pan en rebanadas, deben tener un dedo de grosor y el tamaño el que más os guste. Yo hice cuadraditos más bien pequeños porque no quería que salieran las típicas torrijas grandes, quería que fuesen como un bocadito. 


Ahora vamos poniendo las rebanadas de pan en la leche y las dejamos unos 3 minutos de cada lado (esto variará según el tamaño que tengan y según como os gusten, yo no quería que se empaparán muchísimo). Batimos los dos huevos en un plato o en un recipiente en donde podamos después bañar las torrijas. Cuando haya pasado el tiempo vamos poniendo las rebanadas en el huevo y las “rebozamos”.

Mientras están en el huevo, ponemos a calentar el aceite. Tenemos que tener cuidado, el aceite se calienta muy rápido y si está muy muy caliente va a poner las torrijas con un color negruzco. Yo preferí que el aceite no estuviera muy alto. En el momento en que ya estén bañadas con el huevo las metemos en el aceite y las freímos. Después las sacamos del aceite y las dejamos escurrir sobre un papel absorbente. Por último mezclamos otro poquito de azúcar con canela y revolcamos las torrijas ya escurridas sobre esta para que se pegue toda la azúcar.

Y bueno, aquí esta el resultado





La verdad es que termine muy contenta con el resultado, las probé y todo jaja. Mi mami que por supuesto me ayudó con la receta, que por muy princesa que estuviera yo no tenía ni idea de como se hacían, me ha dicho que estaban muy buenas y que estaban genial porque no quedaban muy empapadas, estaban justo en su punto, aunque si os gustan en plan muy mojadas tendréis que dejarlas más en leche.

Consejos: 
-Tener todos los elementos a mano porque después es todo bastante rápido y sino es un poco engorroso.
-Tener en cuanta que el aceite se calienta muy rápido. Además cada tanto hay que quitarle los cachitos que vayan quedando.

Bueno espero que os gusten y que las probéis.

PD: Aunque parezca mentira habrá ración doble de torrijas, el próximo día pongo una nueva receta.
2 Comentarios
  1. Enhorabuena Yulia por superar tu torrijofobia :)

    Los ingleses tienen un dicho que a mí me gusta mucho…

    “If there is a will, there is a way”

    Me llena de orgullo y satisfacción, que hayas encontrado tu will y tu way, y no te quites la corona ni para repostear!
    Un ole por esa princesa!

  2. Yulia dice:

    Muchas gracias!! La verdad es que ha sido todo un reto jaja.
    Me ha encantado el dicho, la verdad es que es muy bonito y alentador. Lo recordaré siempre que flaquee o no sepa que hacer.

    Un beso!

Deja un comentario