Tarta Sacher

¡Hola a todos! ¿Qué tal vais? Ya mañana es jueves, así que no queda nada nada para el fin de semana e incluso algunos disfrutaréis de un largo puente!!
Hoy es el día de la publicación mensual de Whole Kitchen y esta vez si estoy contenta jaja. El mes pasado era la primera vez que participaba y ya os dije que no había comenzado muy bien, había que hacer torrijas… pero este mes si que me gusta! Un pastel de chocolate sea como sea siempre es bueno :)

Source: hautemamasfaves.tumblr.com via Yulia on Pinterest


Así que…

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Abril nos invita a preparar una tarta clásica austriaca: la Tarta Sacher


La Sacher es un tarta de chocolate típica de Austria: originariamente consiste en dos planchas de bizcocho de chocolate unidas con una mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate.

Esta tarta fue inventada en 1832 por Franz Sacher, que comenzaba en el mundo de la repostería. El motivo de crear algo especial era deleitar a un grupo de invitados entre los que se encontraba el príncipe Klemens Wenzel von Metterich.

Tras pasar 16 años trabajando en Bratislava y Budapest, Sacher volvió a Viena y abrió una tienda de delicatessen y vinos. Eduard, hijo de Franz Sachel, fue aprendiz de repostero en la confitería vienesa Demel. Allí empezó a confeccionar la tarta de su padre en la forma que hoy se conoce. 



En esta ocasión en vez de poner mermelada de albaricoque en el interior le puse nutella. La tarta fue un encargo para el cumple de una nena de 2 añitos, así que preferí hacerla toda de chocolate para tener seguro que le iba a gustar, pero en otra ocasión la haré cumpliendo a pie de la letra la receta.

Y además no me di cuenta de hacer las fotos para los ingredientes y los paso a paso… un desastre, lo sé, así que cuando la vuelva a hacer ya lo pongo todo bien, pero si tengo las fotos finales y la verdad es que estoy muy contenta con el resultado.

Y aquí está la receta,

Ingredientes Bizcocho:

60 gr de almendra
50 gr de harina
100 gr de azúcar
50 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
3 huevos
75 gr de chocolate para fundir
1 cucharadita de levadura Royal
1 pizca de sal
1 cucharada de extracto de vainilla
Mermelada de Albaricoque para rellenar

Preparación:

Precalentamos el horno a 160º. Derretimos el chocolate a baño maría o en el microondas. Yo usé chocolate negro para fundir de Nestle, se puede hacer con uno un poco más fuerte de 70% de cacao, pero para mi queda un poco amargo. 

Ahora tenemos que tostar un poco las almendras, yo lo hice en la sartén, pero con cuidado para que no se quemen o dará un sabor feo al pastel (queda un sabor muy amargo) y cuando ya las tenemos las tenemos que moler, yo utilicé la herramienta que tiene mi batidora para picar y quedaron muy bien.

Cuando tenemos las almendras molidas las reservamos y mezclamos 50gr de azúcar con la mantequilla, tenemos que conseguir una mezcla cremosa y que este bien integrada, en el momento que lo tengamos, agregamos el chocolate y batimos un poco más. 

Separamos las claras de las yemas y vamos integrando las yemas una a una mezclando entre medias para que se mezcle bien. Después montamos las claras. Para ello en un bol ponemos las claras y los 50gr de azúcar restante y batimos con la herramienta de las varillas de la batidora hasta que se monten.

A la mezcla inicial le agregamos las almendras y la vainilla y batimos un poco más, incorporamos poco a poco las claras montadas y mezclamos para que se integre todo bien. Hay que tener cuidado para que no nos queden grumos de clara y NO BATIR, mezclar, ya que sino perderemos el volumen.

Ahora mezclamos la harina, la sal y la levadura y lo tamizamos sobre la mezcla (si no queréis tamizar no hace falta, pero es más difícil quitar los grumos)

Engrasamos el molde que vayamos a usar con mantequilla y harina o con spray antiadherente y agregamos la mezcla.

Lo introducimos en el horno y lo dejamos al rededor de 1 hora o hasta que el palo de brocheta salga limpio, ya sabéis que depende mucho del horno.

Cuando lo saquemos del horno dejamos reposar hasta que se enfríe y después lo demoldamos y dejamos que se siga enfriando sobre una rejilla.

En el momento en el que el pastel esté frío, se parte por la mitad y se rellena ya sea con mermelada de albaricoque o en este caso con nutella.

Para la cobertura de chocolate, usé el Frosting de chocolate y crema de Bea, ya lo he usado antes y está súper rico.

Una vez hecho se extiende sobre la tarta.

Y este es el resultado,


La tarta la decoré con unas banderitas hechas con tela y una muñequita hecha con galleta. El resultado quedó muy vistoso y bonito.



Pusimos la tarta en su cajita para llevarla a su destino y nos encontramos con que la tapa no cerraba, ya que los banderines eran muy altos, así que decidimos poner una hoja de instrucciones


Y aquí la tarta en su cajita, en un costado pegamos las instrucciones y además pusimos otra muñequita de galleta para que tuviese dos (como los años que cumplía)



Bueno espero que os haya gustado la receta y el resultado también. Si la hacéis como la receta original ya me contaréis como os queda.


Yulia



5 Comentarios
  1. estil dice:

    Me encanta esta receta!! el domingo comí de una pastelería. Intentaré hacerla!!

    Besos!!!

  2. Yulia dice:

    La verdad es que tiene muy buena pinta, yo quiero hacerla otra vez para cumplirla al pie de la letra y para probarla yo, que no pude probarla!! Pues si la haces cuéntame que tal.

    Besitos!!

  3. Anonymous dice:

    yo t elo cuento sin provar esa pero imajino que es la receta que hicieron para cuando yo regrese de argentina y mira que soy d elas que dice el chocolate no me piache, pero en esa tarta queda muy bueno y es para no recordar la balanza………besos

  4. Me ha encantado la decoración, me quedo en tu cocina, bs

Deja un comentario