Pastel de chocolate rico rico

¿Cómo habéis pasado el final de las Navidades? yo bien aunque con pena de que acaben tan rápido. Lo bueno es que ahora podemos disfrutar de… LAS REBAJAS jaja. El sábado tuve mi dosis (primer día de rebajas) y madre mía que cansancio y lo peor es que era media hora mirando ropa y tres haciendo cola, pero bueno estoy contenta con lo que conseguí.

Hoy empezaba otra vez la rutina tras las vacaciones. Ha sido un día bueno, he comenzado nuevas asignaturas y tengo ilusión de que sean buenas y además he solucionado algunas cosillas de la uni que tenía pendientes. En fin un día bueno!

Y para terminar el buen día, rebuscando por Internet, he encontrado estas maravillosas cocinas… que envidia y que ganas de tener una mezcla de todas ellas.

Source: Uploaded by user via Yulia on Pinterest
Source: inspirationivitt.blogspot.com via Yulia on Pinterest
Source: desiretoinspire.net via Kristyn on Pinterest
Bueno y vamos ahora con la receta.
Ingredientes:
Mantequilla 250 gr
Azúcar extrafino 440 gr
Harina 225 gr
Levadura en polvo 1 y 1/2 cucharadita
Cacao en polvo 25 gr
Chocolate negro para fundir 150 gr
Agua caliente 250 ml
Huevos ligeramente batidos 2
Licor de café 80 ml  Nata líquida para cocinar 60 ml
1 cucharada de café instantáneo
Para el frosting o crema que lo recubre:
350 gr de chocolate negro para fundir
400 gr de nata fresca o creme fraiche a temperatura ambiente.
Preparación:
Yo en mi versión de la receta no he usado ni el licor de café, que lo he cambiado por un poco de nata para que mantuviese la misma consistencia, ni la cucharada de café instantáneo. No quería que tuviese sabor a café, sólo quería chocolate, pero supongo que saldrá igual de bien. 
Precalentamos el horno a 160º con la rejilla dentro. Después elegimos un molde, si es desmoldable mejor pero no es indispensable y lo forramos con papel de hornear o sino le ponemos spray antiadherente.
Ahora en una cazuela, mezclamos la mantequilla, el chocolate, el azúcar, el agua y la nata (o el licor y la cucharada de café) y lo removemos a fuego lento hasta que el chocolate y la mantequilla estén derretidos. Cuando está toda la mezcla integrada, se pasa a un bol más grande y se deja reposar unos 15 min. Tiene un aspecto muy líquido, pero no os preocupéis que luego sale todo bien.
Cuando ya ha pasado el tiempo, vamos integrando con las varillas la harina y la levadura tamizadas y el cacao. Si no tamizamos no pasa nada, pero es más difícil deshacer los grumos de la harina. Cuando todo está bien mezclado añadimos los huevos previamente batidos y mezclamos un poquito más. Vertemos la mezcla en nuestro molde.
Una vez en el molde lo introducimos en el horno y lo mantenemos ahí durante una hora y media, pero como siempre, ésto depende del horno, a mi me tardó una hora. Yo diría que a partir de la hora se vaya controlando aunque sea un poquito, siempre intentando no abrir mucho el horno para que no se hunda.
Cuando veamos que ya está listo, lo dejamos reposar unos 30 minutos en el mismo molde y después lo desmoldamos y lo dejamos enfriar por completo en una rejilla.
Para recubrir el bizcocho-pastel realicé el maravilloso Frosting Chocolat and Sour cream de Bea. Está súper rico, entre mi madre y yo casi nos lo comemos a cucharadas. 
Bueno yo os digo como lo he hecho yo. En una ocasión lo hice con chocolate con leche para fundir, estaba muy rico, pero es más dulce, por lo que empalaga más rápido. Después lo volví ha hacer con chocolate negro para fundir y no está tan mega bueno pero yo creo que es más comible. Además las cantidades dan para bastante, yo lo hago y lo congelo. Dura unos 6 meses en el congelador.
Sacamos la creme fraiche de la nevera y la dejamos que esté a temperatura ambiente. Derretimos el chocolate a baño maría. Cuando el chocolate está tibio vamos añadiendo la crema poco a poco y vamos mezclando con las varillas hasta que vayamos viendo que está todo integrado. 
Es importante que la crema esté a temperatura ambiente ya que si está muy fría, al contrastar con el chocolate caliente, éste se enfriará rápido y se crearán grumos difíciles de deshacer. Una vez esté todo integrado no hay que batir mucho más. 

Lo bueno de éste bizcocho-pastel es la textura que tiene, es cierto que es algo pesado, pero a mi me encanta y tiene un sabor muy intenso a chocolate Mmm…
Para terminar, os pongo la pequeña banderita que hice para decorar el pastel. Es muy fácil hacerlo. Cogemos dos palos de los de brochetas y le atamos un cordón (controlamos la medida que queremos que tenga) y después con celo japonés, papel de colores o trocitos de tela los vamos pegando alrededor del cordón y listo.

Espero que os guste tanto como a mi y que me digáis que tal os ha salido o si la habéis hecho con licor de café.

La receta del bizcocho-pastel la he sacado del libro Repostería casera. Editorial Susaeta. Y la crema de chocolate como ya he dicho del blog El Rincón de Bea

1 Comentario
  1. Anonymous dice:

    Ya que he tenido la gran suerte de hincarle el diente a la tarta de la foto, debo decir que a todos los chocolateros que estábamos reunidos nos encantó. Y a mi en particular me conquistó la banderita, pues llevo mucho tiempo pensando en usarla como elemento decorativo pero de una habitación infantil… Jejé

    Muchas gracias por compartir tus obras de arte con nosotros¡

Deja un comentario