Brownie para iniciar el año

Feliz 2012 a todos.
¿Cómo habéis iniciado el año? Yo la verdad que muy bien. He disfrutado mucho del primer día de 2012, he comido muy rico pero sin saturarme y sobretodo me he reído mucho que es lo más importante.

Este año va a ser muy bueno, voy a conseguir todo lo que me he propuesto (podéis ver mis propósitos en la pestaña de lista de deseos) o por lo menos lo voy a intentar y además tengo que aprovechar los 6 meses que me quedan de 21 años, son mis preferidos, me traen suerte.

Y ahora taratachán tachán mi primera receta, un delicioso Brownie.
He decidido empezar con la primera receta que realicé y que ha sido siempre un éxito. Es ideal a la hora de la merienda, pero al desayuno nadie dice que no y cuando te apetece algo rico tampoco.
Ésta receta la han probado casi todas las personas que conozco y a todos les ha gustado. Casi siempre que le he llevado a alguien, al final me salen probadores potenciales de algún rincón inhóspito y termino haciendo más brownies de los que pensaba.
Además para noche vieja hice dos brownies para llevarles a mis amigos así que tenía más relación aún con el inicio de año.

Bueno ahí va la receta.

Ingredientes:

Mantequilla 150gr
Chocolate negro para fundir 90gr
Azúcar 300gr
Harina 150gr
Levadura en polvo 1 y 1/2 cucharadita
Huevos 3
Nueces de Macadamia 150gr
Extracto de vainilla 1 y 1/2 cucharaditas
Pepitas de chocolate (opcional/cantidad opcional)

 Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 180º y después fundir el chocolate y la mantequilla. Yo pongo todo en un plato y lo meto en el microhondas un minuto aprox. a mi me funciona bien, pero también se puede fundir el chocolate y la mantequilla a baño maría.
Ahora cogemos las nueces de macadamia y las picamos. Se pueden picar con el cuchillo o rallarlas, si se raya es más rápido pero se sienten menos y si se pican se sienten los trocitos.
Yo aunque en la receta original pone 150 gr lo hago a ojo y no pongo ni de casualidad esa cantidad (en la bolsa vienen 100gr y uso la mitad más o menos), normalmente calculo y si ese día me apetecen más nueces pongo más y si no quiero pues menos… También se pueden usar nueces normales. 

Cuando tenemos el chocolate y la mantequilla derretidos lo pasamos a un bol que es donde vamos a trabajar. Ahí lo mezclamos bien y añadimos poco a poco el harina junto con la levadura, si la tamizáis guay, pero yo no lo suelo hacer y no pasa nada. Cuando la harina está bien integrada, vamos agregando el azúcar despacio. Aquí ya hay que hacer algo más de fuerza para mezclar, pero nada del otro mundo.

En el momento que el azúcar esté integrado agregamos el extracto de vainilla y los huevos. Y mezclamos y mezclamos hasta que veamos que todo está bien unido. Por último agregamos las nueces y si queréis las pepitas de chocolate y se mezcla un poquito más. Yo le agrego pepitas de chocolate porque me gusta encontrarme trozos enteros al morder, si no tenéis pepitas podéis cortar trocitos de chocolate y sirve igual y si no os gusta no hecháis y listo. En cuanto a la cantidad, pues igual que las nueces, según os guste o os apetezca.
Ahora cogemos un molde y le extendemos mantequilla y luego le espolvoreamos harina. De ésta forma evitaremos que se pegue después. También podéis usar spray desmoldable, a mi personalmente en ésta receta no me gusta. Lo uso con otras cosas, pero una vez lo probé con el brownie y sentí que quedaba más aceitoso, así que prefiero la mantequilla y el harina.
Cuando tenemos preparado el molde, vertemos la mezcla y la introducimos en el horno. Debemos tenerlo unos 20-25 minutos, pero ya sabemos que cada horno es un mundo, yo por ejemplo suelo cocinarlo 30 min. más o menos, pero mi horno es aparte (algún día hablaré de él). Lo que tenemos que conseguir es que quede doradito por fuera y blandito por dentro.
En el momento de sacarlo del horno lo dejamos enfriar en el molde y después lo desmoldamos y le dejamos que termine de enfriarse sobre una rejilla.
Para servirlo se corta en cuadraditos no muy grande, ya que llena bastante y se puede tomar así tal cual, o calentándolo un pelín para que esté tibio y añadir una bola de helado de vainilla… mmmm! Rico, Rico.

  
La que les hice a mis amigos para noche vieja, los corte en caudraditos y los decoré con corazoncitos de azúcar glass. 
Para hacer la decoración es muy fácil, cortáis en un papel un corazón, pero dejando la forma interna del corazón. Después apoyáis el papel sobre el brownie y espolvoreáis el azúcar. Cuando levantéis el papel, os quedará el dibujito hecho.

Por cierto no sé la fuente de la receta, la tenía mi madre y es la que use siempre, pero si alguien se da por aludido que me diga y yo lo agrego sin problema.
Bueno y hasta aquí por hoy. Espero que os guste y lo disfrutéis.
4 Comentarios
  1. Nerea García dice:

    No he comido un brownnie mas rico que estte en mi vida!

  2. Anonymous dice:

    Si admites encargos apunta…. Queremos una cajita de esos brownies¡ No puede ser q aun no los hayamos probado..jejé

    Luego nos pasas la factura a la cuenta de E&J.

  3. Anonymous dice:

    Cajita recibida y casi terminada¡ Han sido todo un éxito¡ Y la presentación es impecable, esto hay que comercializarlo ya…. Nosotros los calentamos un poquito en el microondas y están que se deshacen en la boca… Y los día de fiesta le echamos chocolate fundido por encima, y entonces Javi y bb se vuelven locos¡ Jajaja. Muchísimas gracias por tus brownies¡

    • Yulia dice:

      Me alegro que te gustasen!!! Y por supuesto a Javi y a BB!! Me quedaron un poquito más amargos que otras veces porque use un chocolate más amargo y tenía miedo de que no estuviesen tan bien… Pero si te gusta así genial y sino otro día te hago con chocolate menos amargo!

Deja un comentario